banner02
banner03
banner16
banner04
Intrépido

Intrépido

 
Domingo, 06 Enero 2013 23:04

Cabalgata de hormigas

Una vez más el Concello de Vigo se ha vuelto a lucir, debe de ser para no perder la costumbre. El día cinco los Reyes Magos llegaron a la ciudad en las carrozas más cutres que puedo recordar. Camiones con las cabinas sin carrozar, adornos que parecían sacados del decorado de una película de serie B, silencio en tres cuartas partes de la comitiva, ya que música solo había en las dos o tres primeras, hicieron de la cabalgata de reyes una comitiva patética indigna de un alcalde que para otras cosas suele dar muestra de una megalomanía galopante. 
 
Quizá no había presupuesto, pero el buen gusto y el mimo por la ilusión que los niños ponen en tan magno evento merecía un poco más de interés. Parece que para levantar calles y poner aceras del tamaño del campo de fútbol de Óliver y Benji no hay tantos problemas de dinero, si es que es ese el que pueda justificar que este año los infantes hayan tenido que ver un desfile que daba más pena que alegría. 
 
cabalgataLo peor fue, quizá, el ridículo recorrido que obligó a que toda la población se tuviera que concentrar en un espacio insuficiente. Una ciudad como Vigo, con más de trescientos mil habitantes, necesita algún kilómetro más para que los niños puedan ver a los Reyes Magos con un poco más de comodidad, sin apretones ni aglomeraciones que hacían imposible, en algunos lugares, acercarse lo suficiente como para ver algo. Eso sin meternos ya en el eterno dilema de si Vigo es solo ese trocito de centro y lo demás son arrabales o si todo el casco urbano tiene el mismo derecho a que los Reyes pasen algún año por su zona. De las afueras ya ni hablamos porque en algunos sitios no tienen ni agua corriente, como para pedir que pase por allí una cabalgata... 
 
La próxima será la Batalla de Flores, allá por mayo si no me equivoco. A este paso temo que la hagan con una motocarro y tres carretillas y el recorrido vaya desde el cruce de Colón a la Puerta del Sol. Y eso haciendo un esfuerzo. 
Lunes, 31 Diciembre 2012 19:35

Campanadas

La prensa nos inunda hoy con resúmenes del año, como si mañana fuera a cambiar algo más que la hoja del calendario; decía Murphy que si algo puede ir a peor, irá a peor, y no creo que el buen hombre anduviera muy desencaminado con sus predicciones. Dos mil doce ha sido política y económicamente un desastre y no hay visos de que dos mil trece vaya a ser mucho mejor. 
 
A los curritos, a los autónomos, a eso que siempre se llamó proletario y a los menestrales nos han dado por todas partes, tanto que al final ni las veíamos venir, desde un Gobierno que se ha dedicado a dinamitar el Estado de Derecho y con él todas las bases sociales y democráticas conseguidas desde que palmó Paquito, e incluso las anteriores, que ya tiene cojones la cosa. Y todo ello con el único fin de garantizar el pago de las deudas del Estado, poniendo a este por encima de los ciudadanos y de su bienestar, incluso de su supervivencia. El objetivo ya no es el paro ni garantizar servicios tan elementales como la sanidad o la educación, todo ello se ha vendido al mejor postor y aquí ya nadie tiene derecho a nada que no pueda pagarse; el objetivo es abrir una brecha insalvable entre pobres y ricos. 
 
puertadelsolAcaba el año con seis millones de parados, vagos según alguna ministra bocachancla; con la educación convertida en un medio para catequizar a los alumnos a base de hacerles elegir religión porque la asignatura alternativa es evaluable y computable. Una reforma educativa consensuada con la Conferencia Episcopal, algo que en un país aconfesional -en otro cualquiera, en el nuestro no- conllevaría la dimisión del ministro y una sentencia del Constitucional poniendo de vuelta y media dicha ley. Claro que el mero hecho de imponer la religión en la escuela pública ya dice mucho de nuestros traumas sociales. Y es que en este país no aprendemos nunca.
 
Acaba el año, decía, con la sanidad echada a perder, los hospitales en vías de privatización, las listas de espera más largas que un lunes sin tabaco y los pobres a las puertas de morirse de asco porque no van a poder pagar ni la medicación ni las consultas. Lo que el Estado se van a ahorrar dejando de atender a la mitad de los ciudadanos se invertirá en taxímetros para las ambulancias, que a partir de ahora cobrarán la carrera como si fueran un lujo y no una necesidad; veremos si no nos imponen también la eutanasia obligatoria para evitar gastos en enfermos crónicos o reabren los lazaretos para meterlos allí y que revienten sin hacer mucho ruido. 
 
Claro que reclamar también vamos a poder reclamar poco, con unas tasas judiciales que muchos no podremos pagar y que a la larga lo mismo nos llevan, a falta de un Estado que nos defienda, a tomarnos la justicia por nuestra mano. ¿O es eso lo que pretenden para, de una vez, sacar el ejército a la calle y tener una excusa para perpetuarse en el poder? 
 
Y viene el dos mil trece, un año en el que los supersticiosos encontrarán en sus dos últimas cifras la explicación a todos sus males; un dos mil trece que no tiene trazas de que vaya a ser mejor que el dos mil doce. No hace falta ser pesimista para verlo, es suficiente con analizar cómo han sido las cosas este primer año Mariano para darse cuenta cómo van a ser los tres siguientes: A reforma y restricción ciudadana por Consejo de Ministros, acabaremos comiéndonos unos a otros o matándonos por un trozo de pescado de la basura de algún supermercado. 
 
Pasaremos, pues, el fin de año con desgana, escuchando las campanadas de la Puerta del Sol como en un segundo plano, brindando con champán de marca blanca en vasos de plástico y tratando de no quejarnos demasiado, no vaya a ser que Cristina Cifuentes nos multe por estar a las doce de la noche frente al reloj de la no tan antigua Dirección General de Seguridad o nos meta en el caldero por reunión ilegal. 
 
Comienza una nueva etapa... de lo mismo. Porque la otra opción es salir a la calle y plantarle fuego a todo esto. Y ninguna de las dos es buena. 
 
Feliz noche. 
Miércoles, 26 Diciembre 2012 14:41

Vuelve a casa por Navidad

Parece que por fin el señor Carromero, condenado a cuatro años de cárcel en Cuba por haberse cargado en un accidente de circulación a dos personas, va a ser extraditado a España, donde cumplirá... No, perdón, donde no cumplirá su condena, porque va a ser declarado en tercer grado nada más llegar. 
 
carromero2Lo malo de enviar un niño a hacer el trabajo de un adulto es que la suele cagar. Resulta irónico que Carromero haya ido a Cuba a intrigar con la disidencia y en lugar de eso le haya hecho el trabajo sucio a Fidel, sacando del medio a Payá y a Cepero. Lo raro es que en lugar de meterlo en la cárcel no lo hayan declarado héroe nacional. 
 
Carromero, el niño terrible del PP, será enviado a las filas de atrás para que no moleste ni recuerde que su misión fue un auténtico fracaso y que Fidel y su hermanísimo todavía deben de estar descojonándose y pensando que quizá hubiera sido mejor dejarlo libre por Cuba, a ver si se cargaba a otro par de disidentes antes de volver a España. 
 
Rajoy, empeñado desde que está en el Gobierno en indultar a políticos afines condenados por choriceos varios y a mossos de escuadra torturadores, tardará menos de lo que tarda en reducir el sueldo a los funcionarios en indultar a Carromero. 
 
Y si no, al tiempo. 

pontedabogaMe llega la noticia de que una empresa vitivinícola, Adega Ponte da Boga, está haciendo una campaña de marketing publicitario regalando durante todo el mes de noviembre el diario AS a todos los bares y restaurantes subscritos a La Voz de Galicia, en una acción claramente intrusiva que perjudica gravemente a los quioscos, que son los que suministran ese diario a dichos establecimientos. 

El diario AS no falta en ningún bar o restaurante porque es uno de los más solicitados por los clientes. En su mayoría, los bares compran este diario en los puntos de venta, es decir, en los quioscos; y Adega Ponte da Boga está entregando gratis nuestro producto, que ni siquiera es el suyo, a unos clientes que nos ha costado mucho trabajo y esfuerzo fidelizar. La campaña publicitaria de Ponte da Boga nos va a costar a los vendedores de prensa la pérdida de ventas de decenas de miles de ejemplares. 

Hay otras maneras de hacer publicidad. No entiendo que para vender un vino haya que regalar periódicos haciendo perder dinero a un gremio que nada tiene que ver con ellos. ¿ Qué pensarían los señores de Ponte da Boga si mañana los vendedores de prensa le regalaran a sus clientes vino de la competencia y estos dejaran de comprarles el suyo? Estoy seguro de que no les haría gracia ninguna que les hiciéramos perder dinero o las ventas de todo un mes para publicitar nuestros quioscos. Entonces, ¿En qué estaban pensando cuando decidieron regalar nuestro producto a nuestros propios clientes? ¿Por qué no les regalan vino y nos dejan en paz? 

Supongo que ya que Adega Ponte da Boga ha decidido regalar el diario AS a nuestros propios clientes, los vendedores de prensa podremos llenar nuestros quioscos con carteles que expliquen lo sucedido, dejar octavillas en los buzones o hacer lo mismo en todos los bares que reciban gratis la prensa que les vendíamos nosotros. Al fin y al cabo Ponte da Boga con esta acción nos roba los clientes, lícito será que nosotros les expliquemos bien la situación para que sepan qué clase de personas gobiernan esa empresa; unas personas sin escrúpulos capaces de hundir cualquier pequeño negocio para lograr sus fines comerciales. 

Espero que los directivos de Ponte da Boga comprendan que, ya que ellos me han hecho perder las ventas del AS de todo un mes, yo y algunos compañeros propietarios de quioscos, hayamos dejado de comprar sus vinos y de recomendárselos a nadie. No sería lógico hacerlo cuando ellos me están perjudicando al dejar de vender uno de los diarios deportivos de más tirada. 

Viernes, 09 Noviembre 2012 21:41

Las tumbas de la calle Brasil

Nos preguntábamos el otro día qué hacía el alcalde paseando por Pereiró el día de difuntos, con cámaras y taquígrafos dando periodística cuenta de ello, y he aquí que dando una vuelta por ahí y casi por casualidad hemos dado con la respuesta. 
 
Sí, don Abel Caballero, el hombre de las humanizaciones, el insigne alcalde electo y erecto de nuestra ciudad, buscaba ideas para decorar una de las calles que está librando de lugares donde aparcar y sustituyéndolos por enormes aceras inspiradas en el campo de fútbol de Oliver y Benji: La calle Brasil. 
 
Ya antes había sembrado otras calles de pétreos parterres floridos estratégicamente colocados en las esquinas para que los conductores topen con ellos al menor descuido, y ahora parece que ha buscado inspiración en Pereiró y ha decorado esta calle... Sí, no se sorprendan: Con tumbas. 
 
tumbabrasilNo sabemos qué o a quién ha enterrado en ellas. Las malas lenguas dicen que las ayudas sociales que este año no se sabe a dónde han ido a parar; los ecologistas dicen que los árboles que don Abel ha mandado cortar en Coia, tal y como denuncian nuestros amigos de VigoBlog; los ingenuos, que la prepotencia -no caerá esa breva-, y los vecinos de la calle Brasil, que los últimos y pocos aparcamientos que quedaban en la zona a mayor gloria del parking de pago de la Plaza de Fernando el Católico. 
 
Habrá que esperar a que terminen las obras para ver qué clase de flores colocan en ellas. Si son coronas tendremos que ir corriendo a tocar madera.  
 
 
Miércoles, 31 Octubre 2012 23:58

Los muertos

Andaba hoy el ínclito alcalde de Vigo por el cementerio, con séquito, guardia municipal y lameculos varios revoloteando a su alrededor; no faltaba el fotógrafo ni el cámara de alguna cadena municipal, así que imagino que no habrá ido a visitar a sus muertos sino a los de otros o simplemente estaría posando para la decadente prensa local, que cada día tiene menos cosas que decir y más de las que avergonzarse. Todo el mundo sabe que a nuestro Abel Caballero le gusta más una cámara que a un tonto una tiza y cualquier excusa le sirve para echarse unas fotitos para el Faro. 
 
cementerio2Pereiró era hoy lugar de encuentro y el tráfico estaba imposible; tras media hora de desesperación decidí aparcar bajo una señal que lo prohibía, aunque viendo que aquello estaba lleno y siendo el día que era hoy, imaginé que las autoridades harían un poco la vista gorda. No tuve tiempo, apenas inicié la maniobra una patrulla se paró a mi lado, así que aborté la operación y salí disparado antes de que se bajaran del coche, que estos cuando les conviene son demasiado rápidos sacando la lbreta. Pero no, su intención no era otra que aparcar la patrulla donde yo no lo había hecho, y largarse a hacer guardia con las vendedoras de flores al otro lado de la calle, quizá esperando para despejar el tráfico y que el coche oficial pudiera recoger al alcalde en la puerta. 
 
Me sentí un poco gilipollas, qué quieren que les diga. 
Lunes, 01 Octubre 2012 15:59

Cifuentes y la impunidad de sus huestes

Lo malo de los cargos de designación digital es que suelen estar más pendientes de complacer a su amo agradeciéndole el puesto que de hacer bien su trabajo; suponiendo que sepan hacerlo, que la mayoría de las veces la evidencia indica que es mucho suponer. La Delegada del Gobierno Cristina Cifuentes -cuyo marido, por cierto, parece que anda huído de la Justicia- suele enviar a sus huestes a desfacer entuertos con el número de identificación guardado en un bolsillo, debe de ser para que no lo pierdan. 
 
porraA pesar de que la ley es clara al respecto y obliga a las Fuerzas de Orden a ir identificadas, ni el Ministro de Interior ni mucho menos nadie por debajo de él está interesado en cumplirla; muy al contrario, la falta de identificación es intencionada, como ha confirmado, no se sabe si por torpeza o por chulería, por la señora Cifuentes, que no ha tenido rubor ni vergüenza en declarar que los antidisturbios van sin identificar para evitar que los ciudadanos los denuncien. 
 
A mi edad ya no estoy para que me tomen por tonto, y Cristina Cifuentes insulta a la inteligencia de todos los ciudadanos con sus declaraciones. No solo porque admite con total descaro que sus Fuerzas de Orden se saltan la ley con su aprobación, sino porque además lo justifica apelando a otra ilegalidad: Evitar que los ciudadanos puedan ejercer un derecho tan básico como es apelar a la Justicia denunciando un abuso. 
 
Alguien debería informar a la señora Cifuentes que la obligación de los Cuerpos de Seguridad de ir identificados obedece precisamente a proporcionar al ciudadano la posibilidad de denunciar a un agente si cree que éste se ha excedido en sus atribuciones. Si ya la palabra de un ciudadano no vale nada frente a la de un agente de Policía, impidiendo la identificación de estos quedamos totalmente indefensos ante su impunidad. 
 
Ante tales abusos e ilegalidades, uno se pregunta dónde están los jueces y por qué no se actúa contra este tipo de delitos cometidos por el propio Gobierno. Por qué no se obliga al Ministerio de Interior a que cumpla las leyes; por qué cuando desde la policía se lleva un detenido al juzgado no se rechaza por haber sido hecha la detención sin garantías y violando los derechos del ciudadano. 
 
 
Miércoles, 12 Septiembre 2012 00:08

El silencio de los corderos

Portapapeles01
 
Visitas tenemos, no hay duda; el blog no es la quintaesencia de la crítica social o política, pero los contadores de estadísticas dicen que la gente viene, lee, vuelve a venir, repite... Pero no dejan un comentario ni para decir que escribo como el culo. 
 
Si hay algo peor que ser malo es ser mediocre, estar en esa frontera en la que ni te echan flores ni te dicen que eres un inútil; es un ni fú ni fa, un estar pero no estar, un te leo pero ni me convences ni me decepcionas...
 
Tenemos habilitada la opción de comentarios en todos los artículos, tenemos un foro para que cada uno diga lo que quiera...
 
¡Por Dios, decid algo aunque sea malo! 
Martes, 11 Septiembre 2012 21:32

Trabajos forzados

En España los presos no pueden ser condenados a trabajos forzados por varias razones. La primera, porque conociendo cómo funcionan las cosas en este país, se escaparían el primer día; la segunda, porque el funcionario designado para acompañarles alegaría que su contrato no le obliga a ir por ahí a la intemperie haciendo de niñera; y la tercera, y más importante, porque los convenios de Derechos Humanos que el Estado tiene firmados impiden este tipo de prácticas. 
 
Los desempleados, sin embargo, no parece que tengan derecho humano alguno ni que se vayan a escapar, así que el Gobierno se ha sacado de la manga una ley para reclutarlos como limpiadores de montes, bosques y similares, trabajo que se pagará complementando la prestación que estén recibiendo hasta cubrir el importe del salario mínimo interprofesional. Los parados son, a partir de este momento, esclavos a las órdenes del Estado, carne de cañón, culpables de todos los males porque, señores, los parados no trabajan porque no quieren, porque son unos vagos de libro que viven a cuerpo de rey ellos y sus familias con cuatrocientos mortadelos al mes. 
 
Pero más allá de que se demonice a los parados, que bastante desgracia tienen con serlo, esté el hecho de que con este tipo de leyes el Estado pretenda cubrir puestos de trabajo a precio de saldo con una ley que no solo no resuelve los problemas del paro, sino que los agrava, ya que esta gente estará trabajando pero sin contrato, sin derechos y sobre todo sin que por ello se reduzcan las cifras oficiales del paro, ya que a todos los efectos no constan como trabajadores.
 
Lo que nos han contado no tiene sentido; si realmente es necesario cubrir puestos de brigadista contra incendios, lo que debe hacer el Estado es contratarlos entre esos parados, pero contratarlos como dios manda, sacándolos de las listas del paro con un contrato de trabajo de los de toda la vida; y si no se necesitan esos puestos de trabajo, lo que no se puede hacer es inventárselos con el único fin de castigar a los parados. 
 
esclavos negros¿Cual es el objetivo? Es obvio que estamos viviendo el acoso y derribo del mercado laboral. Como un mantra nos han estado repitiendo una serie de mentiras que, a fuerza de oirlas, nos las hemos creído; porque los ciudadanos ni hemos estado viviendo por encima de nuestras posibilidades ni somos culpables de nada de lo que está ocurriendo, ni mucho menos hemos dejado nuestros trabajos porque nos gustaba más ser pobres y andar pidiendo prestado a nuestras familias para poder comer. No podemos ser tan ingenuos, no podemos caer en el error de sentirnos culpables de no tener trabajo, porque mientras a un desempleado se le amenaza con retirarle una miseria de prestación si no acepta trabajar en la esclavitud, mientras nos suben los impuestos, los precios, nos bajan los salarios, nos quitan nuestros derechos, a los bancos que han arruinado el país, que han dilapidado el dinero, que han robado, que han jubilado a sus dirigentes políticos con cifras escandalosas, se les siguen inyectando cientos de miles de millones para que puedan seguir haciendo lo mismo. 
Viernes, 17 Agosto 2012 12:23

La Ley y Cañamero

Resulta curioso que algunos hablen de la Ley como si fuera algo que estuviera por encima del bien y del mal, como si hubiera sido Dios, con total justicia y equidad, el que las hubiera dictado todas. La Ley... esa cosa tan arbitraria y maleable a los intereses de no se sabe quienes, no siempre es justa -casi nunca lo es- ni es algo que no se pueda discutir, ni es pecado mortal no seguirla a ciegas.
 
cañameroHay leyes básicas que se sustentan en una moral genérica y establecida; así estamos casi todos de acuerdo en que no está bien matar a otras personas o incendiar un hospital con los enfermos dentro. Pero la ley también nos prohíbe conducir a más de ciento veinte kilómetros por hora, es una velocidad arbitraria que lo mismo podía ser ciento diez o ciento cuarenta; o nos obliga a pagar un porcentaje concreto de impuestos, es otra medida arbitraria que se impone en base a unas necesidades globales medidas o estipuladas por una serie de políticos que no siempre lo hacen justamente. La Ley también hizo fusilar a mucha gente y era tan Ley como cualquier otra, y sin embargo nos parecía lícito luchar contra ella e incumplirla. 
 
Lo que quiero decir es que hay que analizar la situación y lo que está pasando un poco por encima de las anteojeras de la Ley, porque ésta la dictan unas personas con unos intereses y unos objetivos a veces muy turbios y no siempre en aras del bien de la Comunidad. Las leyes se pueden cambiar, el pueblo puede exigir que se haga, y a veces para cambiar una gran injusticia es ello es necesario cometer una pequeña. Todos sabemos que la Justicia y la Ley no siempre van de la mano, posiblemente y por desgracia muy pocas veces lo hagan.
 
Viendo la situación del país, la situación de miles de familias que se han visto abocadas a vivir de la caridad y de los comedores sociales, el acoso y derribo de los derechos laborales desde la Ley, la miseria que se extiende entre la sociedad trabajadora, uno se pregunta si no habrá llegado el momento de exigir y de luchar por un cambio en un sistema que está demostrando no funcionar, y sobre todo, no tener soluciones ni ser capaz de frenar este descalabro económico que nos está llevando a la destrucción de todo un país. Pero el sistema se autoprotege con unas leyes que impiden que el pueblo reaccione. Sentarse en una plaza pacíficamente con una pancarta es ilegal, no lo parece moralmente desde el momento en que todo ciudadano tiene derecho a opinar, pero la Ley dice que a ese ciudadano hay que sacarlo de ahí violentamente; entonces es legal que la policía lo apalee o le abra la cabeza a porrazos, y nadie lo condena, es legal... Y sin embargo luego nos ponemos histéricos porque una cajera, en un momento de nerviosismo, ha recibido un empujón que no va a ninguna parte, un empujón como los cientos de empujones que recibimos todos los días en el metro. A veces no sé si somos idiotas o queremos parecerlo para despistar y no hablar de lo que hay que hablar. 
 
Que conste, y ya lo he dicho en otra ocasión, que yo no defiendo ni me parece la mejor manera de hacer las cosas, lo que han hecho estos sindicatos; sin embargo lo entiendo, entiendo que no se trataba más que de un gesto, como ha dicho Cañamero, para conseguir que se hable de la miseria y de la situación de Andalucía, donde cuatro señoritos se enriquecen día a día mientras el pueblo se muere de hambre. Eso es lo que hay que discutir, no si se han llevado tres o cuatro carros de comida, el saqueo de dinero público por parte de una casta que no industrializa, que no genera riqueza a su alrededor, que siendo propietarios de casi toda la tierra no dan trabajo al pueblo ni mueven la economía más allá de sus propias cuentas corrientes.
 
Eso es de lo que hay que hablar. No de empujones. 

ACTUALIDAD

  • La marmota Phil
    La marmota Phil ha salido una vez más de su agujero invernal y los expertos en marketing que la utilizan…
    Escrito el Lunes, 03 Febrero 2014 13:35
  • Los extraños premios Liebster
    Mi querida amiga Ana, del blog Los relatos de Ana, me ha concedido un premio Liebster, que es algo de…
    Escrito el Miércoles, 02 Octubre 2013 21:55

POLÍTICA

  • Todo por la Tapia
    Decía mi abuelo, cuando discutían por un marco, los lindes de una finca o el precio de un ternero -incluso…
    Escrito el Lunes, 13 Marzo 2017 10:18
  • Et voilà!
    Pues nada, hijos, seguir así, votadles otra vez en las próximas elecciones, que total ya poco queda por destrozar en…
    Escrito el Martes, 07 Octubre 2014 00:08

LA CIUDAD

  • Trinos
    Andan revolucionadas las gaviotas por el parque, vuelan en círculos, vigilantes desde la altura; bajo ellas las palomas, a veces…
    Escrito el Miércoles, 06 Abril 2016 00:35
  • En silencio
    Dentro de la marabunta de irregularidades, sanciones, ANPAs y padres tirándose los trastos a la cabeza y tratando, unos, de…
    Escrito el Lunes, 07 Abril 2014 00:29

LOS QUIOSQUEROS

  • No tenemos La Razón
    Una de las prácticas que se están haciendo habituales para los editores es la bajada del precio de portada de…
    Escrito el Viernes, 18 Enero 2013 18:43
  • Intrusismo publicitario de Adega Ponte da Boga
    Me llega la noticia de que una empresa vitivinícola, Adega Ponte da Boga, está haciendo una campaña de marketing publicitario…
    Escrito el Lunes, 26 Noviembre 2012 11:44

RELATOS Y REFLEXIONES

  • Seguimos aquí
    Tengo el blog un poco abandonado; bueno, lo tengo abandonado del todo. No hay una razón concreta, quizás no tenga…
    Escrito el Miércoles, 26 Abril 2017 12:33
  • Good morning, Vietnam
    Sigue el tiempo polar y he acabado por poner el calefactor debajo de la mesa, a ver si me descongela…
    Escrito el Sábado, 25 Marzo 2017 12:25