logoeduca2
Representantes de 20 colectivos solicitan un nuevo reparto en el mapa escolar de la Xunta

Representantes de la Federación Olívica de Asociaciones de Madres y Padres (Foanpas), de partidos políticos, sindicatos y colectivos sociales se concentraron ayer por la tarde en la Farola de Urzaiz para reclamar que se paralice el nuevo mapa escolar elaborado por la Xunta para reordenar el reparto de alumnos en los centros educativos y para que se abra un diálogo real con toda la comunidad educativa. Recuerdan que el debate de la zonificación escolar lo abrieron las familias, porque la actual tiene dos décadas, y Educación recogió el guante. La jefatura territorial presentó un documento que fue elaborado durante cuatro meses por un equipo de inspectores educativos y que obtuvo el rechazo de 20 colectivos encabezados por Foanpas. No están de acuerdo con la distribución de las zonas (van ligadas a los servicios de transporte) y a partir de ahí con el resto de las propuestas, y reclaman que se llegue a un consenso con toda la comunidad educativa para garantizar la permanencia del mapa escolar.

Los protagonistas de la concentración leyeron un manifiesto en el que, entre otros argumentos, aseguran que el nuevo mapa “no garantiza el acceso a plazas escolares de educación pública en igualdad de condiciones” y que “hace peligrar la supervivencia de los proyectos educativos en algunos centros públicos”. Insisten también en que la hora de trasladarse al lugar más próximo “se debe dar prioridad a los alumnos que van a empezar la ESO frente a los que cambian de centro en Bachillerato”.

foanpas4Uno de los grandes problemas de la zonificación es el transporte escolar, un servicio que, junto con el comedor, motiva en muchos casos la elección de los padres. La federación de padres lamenta que no se permita este servicio para que los escolares del núcleo de población puedan acceder a una plaza pública en colegios de la periferia. La mayoría de los centros públicos se construyeron en su día en la periferia, mientras que los concertados están en la zona urbana. Por eso creen, que para acercar los centros públicos a la población es necesario dotarlos de transporte.

Junto a esto, reclaman que no se obligue a los escolares de Navia a trasladarse a 10 kilómetros de su domicilio, en este casí sí con un servicio de transporte garantizado. Con respecto a Navia, consideran necesario ampliar el colegio de Primaria y a mayores construir un centro de secundaria en este polígono residencial. Lo justifican con cifras: en Navia viven 1.220 niños de 0 a 5 años, 900 niños de entre 6 y 10 años, así como 480 niños de 11 a 15 años.
 
En cuanto al rechazo que provocó la propuesta en los institutos de Teis y A Guía, por la que el primer centro se quedaría con FP y el segundo con ESO y Bachillerato, comparten sus inquietudes.

Otra situación que critican se refiere a los institutos del centro, con más plazas de Bachillerato que de la ESO. Estos institutos acogen a parte de los alumnos de centros concertados que se van a la pública porque no se pueden costear el Bachillerato. Foanpas considera que si pueden acoger a veces hasta a 60 u 80 alumnos nuevos en Bachillerato además de los que vienen de la ESO de su propio centro, podrían añadir 30 plazas más en primero de la ESO para que ya formasen parte de su propio alumnado. En su opinión están tratando de “proteger esa oferta (de Bachillerato) a toda costa, es inadmisible”. Recuerdan asismismo que en Bachillerato la Administración no tiene obligación de proporcionar transporte a los alumnos de centros públicos, con lo que se perjudicaría a los que tienen que desplazarse a centros de la periferia.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

ultimoscomentarios