logosecundario
Tomate esta botella conmigo,
y en el ultimo trago nos vamos,
quiero ver a que sabe tu olvido,
sin poner en tus ojos mis manos,
esta noche no voy a rogarte,
esta noche te vas de de veras,
que difícil tener que dejarte,
sin que sienta que ya no me quieras,
nada me han enseñado los años,
siempre caigo en los mismos errores,
otra vez a brindar con extraños,
y a llorar por los mismos dolores.

Tomate esta botella conmigo,
y en el último trago me besas,
esperamos que no haya testigos,
por si acaso te diera vergüenza,
si algún día sin querer tropezamos,
no te agaches, ni me hables de lado,
simplemente la mano nos damos,
y después que murmure la gente,
nada me han enseñado los años,
siempre caigo en los mismos errores,
otra vez a brindar con extraños,
y a llorar por los mismos dolores,
tomate esta botella conmigo,
y en el ultimo trago nos vamos...

0
0
0
s2smodern
Empiezan los colegios y, como todo sistema cerrado, la vida tiende al caos. Acostumbradas las niñas al relax del verano, ahora cuesta meterlas en la vereda de los horarios, de madrugar, de menos tele y más deberes, de las horripilantes compras de libros sin apenas ayudas, porque aunque algunos se los entreguen en el cole, el estado de conservación de la mayoría de ellos deja mucho que desear. No creo que ese sea el sistema a seguir, si el que estrenó el año pasado el libro, lo devolvió hecho -con perdón- una auténtica mierda, deberían obligarle a comprar uno nuevo.

Pero no hay control. Libros rotos, escritos, pintados, aquí todo vale para ahorrar -para ahorrar la Xunta, claro-. Y luego ponte a comprar bolígrafos y libretas y mil chorradas que luego pierden o les roban y hay que reponer durante el curso.

En fin, que además del mamoneo de no saber qué libros tienes que comprar porque no te dicen cuáles te van a entregar hasta que empiezan las clases, luego los cheques no cubren ni la mitad de los gastos. Y ropa y zapatos y zapatillas de deporte para gimnasia y un chandal...

Dejémoslo ahí, que esta semana ha sido buena y no me quiero amargar antes de tiempo.

evayyoEl martes conocía a Eva, Nikki o la nínfula de los cojones; llámesele por cualquiera de los tres nombres. Creo que entramos en contacto allá por el 2008 -año más o año menos- en un foro que yo administraba. Entraron, ella y Ana como dos elefantes en una cacharrería, montando pollos y poniéndome de los nervios, tanto que acabé expulsándolas. Quién iba a decir que luego nos haríamos amigos, ellas y alguna gente más.

Pasamos una tarde amena, entre acentos gallego y catalán, entre risas y recuerdos, anécdotas y la comodidad de tenerla delante como si la conociera de toda la vida. Y como ya dije cuando ella subió la única foto que nos hicimos y que hoy subo yo, es mucho más guapa en persona que en foto. Y más cercana y más divertida y más... todo.

Me quedan por conocer Paqui -Mireille, Miss-, y Ana -Lau-, que por todos los nombres atienden. Y aunque ya estuve con ellos una vez, tendrían que estar también Carlos y Solsol. Podría arder Troya otra vez.

Y ahí les dejo, que hoy entre que me hizo madrugar mi cuñado para ir a desayunar y que luego apenas eché siesta porque me fui a dar un paseo andando y a ver un poco de mundo, estoy cansado y creo que me voy a ir a la cama.
Tengan ustedes buenas noches.
0
0
0
s2smodern
Hubo un tiempo en que creí que creía; en aquella época todos los colegios eran católicos por obligación, incluso los privados que no pertenecían a ninguna orden religiosa. Había que ir a misa una vez a la semana en horas de clase -solía ser el viernes-, hacer la primera comunión y aprenderse a fondo el Catecismo, so pena de recibir una colleja por cada respuesta errada.

Creí que creía por inmersión, porque fuera de aquello todo era el mal y el pecado, vivíamos rodeados de catolicismo en el colegio, en casa, en la televisión, en las fiestas dedicadas a cuántos santos había. Eso ocurría desde los tres o cuatro años, cuando todavía no eras capaz de discernir entre la realidad y la ficción. Si todo el mundo creía y te decía lo mismo, ¿Cómo podía no ser cierto?

Dios era como las matemáticas o como la química, no se podía ver pero estaba ahí. En todas partes, vigilándote, sabiendo qué pensabas en cada momento porque Dios estaba dentro de cada uno de nosotros. Habíamos nacido en pecado y nos sentíamos todo el tiempo culpables de no sabíamos qué; de tener malos pensamientos, de mirar a otras niñas, de pelearte en el patio sin poner la otra mejilla. De incumplir los mandamientos, de dejarnos llevar por la mitad de los pecados capitales...

catecismoY entonces había que confesar. Los hombres y los niños, de frente, las mujeres y las niñas por los laterales para evitar el contacto físico. El cura te hacía preguntas, así era más fácil porque solo tenías que asentir o negar. ¿Te has tocado, hijo?¿Has tocado a otros? ¿Miras con deseo a las niñas?¿Miras a tus hermanas o las tocas? A pesar de nuestra edad temprana y de que la mitad de las preguntas ni las entendíamos, hasta nosotros nos dábamos cuenta de que allí existía cierta obsesión con el sexo.

Luego, ya sin darle tanta importancia, venían las preguntas sobre palabrotas, blasfemias, malos pensamientos, falta de fe, peleas y un sinfín de temas que variaban de un cura a otro. Nos ponían una penitencia -rezar tantos padrenuestros, ir a misa tantos días seguidos, pedir perdón si habíamos ofendido a alguien- y nos íbamos en gracia de Dios con mucho cuidado de no pecar en los siguientes días, no fuésemos a estropearlo todo otra vez.

Vivir era una amargura contínua, un dolor innecesario para un niño tan pequeño. Para todos los niños que soportábamos aquella presión de culpabilidad sobre nosotros.

Nos arruinaron gran parte de la infancia y muchos, a pesar de seguir estudiando, de terminar carreras universitarias o de convertirse en científicos, jamás supieron sacudirse de encima la pesada losa de la religión. Otros tuvimos más suerte y tal vez por casualidad, dimos con otro camino en el momento en que fuimos capaces de pensar con racionalidad; nos informamos, supimos qué era el mundo, comparamos, nos hicimos miles de preguntas y llegamos a la conclusión de que, intelectualmente, habían abusado de nosotros. Jamás se lo perdonaré.

Lo malo es que cincuenta años más tarde nada ha cambiado; quizá el maquillaje bajo el que se esconde la misma cara, quizá las formas, un poco más sutiles pero igual de eficaces. La losa que nos aplastó a nosotros sigue aplastando a las siguientes generaciones y Dios sigue presente, no solo en las escuelas privadas y concertada, sino que también en las públicas.

Han quitado las fotos de las paredes, pero mantienen las ideas en sus pútridas cabezas. Dios sigue ahí.
0
0
0
s2smodern
¡Pero qué ascazo me da la gente, qué ascazo! Ustedes no, ustedes están ahí y me leen y no me los cruzo en el ascensor ni meten el morro del coche en la rotonda para joderte; ustedes tampoco se cuelan delante de un cojo en la cola del súper, ni me empujan porque tienen prisa... Ustedes están ahí y cuando me voy a la cama los apago y dejan de formar parte de mi vida hasta el día siguiente.

pazo1.1Hacía bueno y salimos. Hacía bueno y fuimos al pazo Quiñones de León, que hacía años -muchos- que no pasaba por allí. El museo que ocupa el pazo guarda todo aquello histórico y representativo del pasado de la ciudad, pero el museo -son funcionarios, qué le vamos a hacer- abre solo por las mañanas, descansa los lunes y los sábados abre un par de horitas solo por la tarde.

Paseamos por los jardines, que tienen una parte en obras. Siempre hay algo en obras, en esta fiel, leal y valerosa ciudad nunca nada está terminado.

pazo3El título de "fiel, leal, valerosa y siempre benéfica" se considera así como oficial. Pero está mal -¡qué ascazo, pero qué ascazo me da la gente!- porque fiel y leal viene siendo lo mismo. Se ve que cuando la declararon leal, valerosa y siempre benéfica, deberían haber eliminado el fiel, que era substituido por el leal. Pero a alguien le debió de parecer poco y lo puso todo. Burro grande, ande o no ande.

El pazo en sus terrenos guarda muchos secretos, lo que pasa es que a nadie se le ocurrió señalizarlos como dios manda. Un pombal o palomar de piedra erigido sobre unas pequeñas rocas que no se sabe de qué año es. Bueno, a lo mejor se sabe pero no lo pone en ninguna parte. Un jardín inglés, un jardín francés -a mí me parecieron iguales-, una zona de plantas olorosas que no huele a nada y un muro de piedra de unos doscientos metros con un escudo de armas cada metro y medio o dos. Eso sí, ni uno solo indica a qué apellido o familia corresponde. De información parece que andan justitos y tampoco hay allí nadie que haga la función de guía. Si eres forastero y no te has informado por tu cuenta, no te enteras de nada.

pazo2Hay una cosa muy curiosa que casi nadie sabe. Al fondo del jardín, más allá del muro de los escudos, hay una balaustrada de piedra; solo está el balcón y las columnas que lo sujetan. Se trata de la balaustrada del pazo de Núñez, que estaba situado al otro extremo de la ciudad y en el que murió y pasó gran parte de su vida la gran Concepción Arenal. Cuando, después de su muerte se derribó el pazo, la balaustrada fue lo único que se salvó; y por alguna razón fue a parar a estos jardines. Pero como con todo lo demás, no hay nada que indique ni qué es ni por qué está allí.

En resumen, la tarde ha sido productiva, entretenida y sin demasiadas discusiones con las niñas, aunque no pararon de dejar claro que se aburrían y querían irse a casa. Me faltó ver el museo, pero ya iré un día por la mañana.

Les iré dejando fotos según las vaya revelando. Buenas noches.
0
0
0
s2smodern
Son las últimas fotos del verano; ya los días se acortan y ni el sol se atreve a asomar por detrás de las nubes.

Septiembre no nos ha sorprendido, está siendo un septiembre de libro. Con su bochorno, su frío por la noche, con sus nubes a ratos demasiado largos, con sus puestas de sol de color naranja o amarillo o a veces blanco...

Son las últimas fotos de la playa, casi sin gente porque en septiembre solo cogen vacaciones los últimos de la fila, los que no pueden elegir porque son el último mono en la empresa; los que las pasan en casa o en el pueblo porque sus salarios son miserables y apenas llegan para dar de comer a los hijos.

Y yo me voy a dormir, porque hoy el día ha sido, digamos que poco alegre, y ya tengo ganas de que llegue mañana.

Buenas noches.
paseotoralla
0
0
0
s2smodern
Ayer me metí en la cama después de ver un vídeo sobre el universo. Sobre cómo empezó, lo que había -o no había- antes y esas cosas de las que hablan los científicos y se esfuerzan porque las entendamos.

Poster Evolucion UniversotestPrimero todo era un punto más o menos pequeño, otros dicen que más grande y dentro del punto estaba todo y fuera no había nada. Pero nada es nada, ni espacio, ni vacío ni nada. Solo existía el punto o lo que fuera aquello. El tamaño también da igual, porque como no había con qué compararlo, podía ser grande, mediano, infinito, yo qué sé. Es como cuando vas a comprar un metro de tela y te lo miden con un palo de un metro. Si todo crece al doble o al triple, o si te tomas la botella que dice "bébeme", da lo mismo lo que aumente o disminuya, porque como el palo y la tela están dentro del punto ese, aumentarán o disminuirán ambos en la misma proporción y seguiremos teniendo un metro de tela.

Esto de la tela me lo he inventado yo, un científico seguro que lo diría de otra manera, pero tampoco lo entenderíamos. Yo comprendo los términos, las frases, los significados de las palabras... Pero en estos casos se me escapan los conceptos. Quizá sea por la forma en que vivimos, donde todo es finito a nuestro alrededor, pero lo de un punto en ningún sitio porque no existía más sitio que el propio punto, me ha tenido toda la noche sin dormir.

Bueno, pues resulta que dentro del punto estaba todo: las partículas más pequeñas, las más grandes, la luz, el tiempo, el espacio... ¿Cómo llegó toda esa sopa allí? Pues no se sabe aún, porque como tampoco hay un antes, ya que el tiempo empieza cuando se pone en marcha la bola... Y ya tenemos otra comedura de tarro.

Total, que un día, que no era un día porque aún no existía el tiempo, la sopa empezó a expandirse; se ve que tantas partículas dentro no cabían y aquello reventó por alguna parte. Pero como no era una sopa regular y lo que había dentro estaba mal repartido, no se expandió de manera uniforme. Aquí ya tenemos el tiempo y el espacio y un montón de partículas rulando por ahí sin ton ni son. Luego se van juntando, formando átomos, moléculas y cositas más grandes.

177Luego está lo de los infinitos, esto fue en un vídeo de QuantumFracture, un divulgador científico. El tipo dice: Si cogemos todos los números pares, estos forman un conjunto infinito de números pares; si ahora cogemos los impares, formarán un infinito de números impares. Pero si los juntamos qué tenemos, ¿Un infinito más grande? Y luego métele los decimales, los primos... Si un infinito es infinito, no podemos tener infinitos de distintos tamaños, porque entonces serían finitos. Si sumamos dos infinitos nos da otro infinito de igual tamaño -infinito- que todos los infinitos que queramos sumar...

Yo creo que ahí me quedé dormido, soñando con infinitos infinitos, con la nada que no existe y con Kaley Cuoco.

0
0
0
s2smodern
Por septiembre
se te llenan de sótanos los labios
y es relativo el cielo
después de haberte visto preguntarle a la vida.
Pero también el cielo,
arrugado y preciso
como tu cazadora adolescente,
quiere estar entreabierto,
brillar recién amado,
descansando en la hierba
el peso de su larga cabellera de nubes.

Por septiembre
se te llenan de humo los síes en la boca.

Luis García Montero

luismuñoz
0
0
0
s2smodern

21077345 1337334159698160 9063955653560464141 nBúscame cuando te apetezca, cuando notes que me echas de menos, cuando te mueras de ganas de tenerme. Búscame cuando no tengas a nadie que te diga que te quiere. Búscame cuando eches en falta las risas, las caricias que erizan la piel, las conversaciones sin rumbo, los abrazos en los malos momentos y las locuras. Búscame cuando necesites alguien que te sorprenda, cuando te des cuenta que nadie tiene esos detalles. Búscame cuando necesites que te digan lo especial que eres, lo bonita que es tu sonrisa, lo bien que lo haces y lo guapo que estás cuando te concentras. Búscame cuando mires el móvil esperando una llamada que ya no llega, cuando salgas y sin darte cuenta me busques con la mirada entre la gente, cuando inesperadamente alguien te toque la espalda y al girarte esperes que sea yo. Búscame cuando necesites cerillas para encender lo que se ha apagado, cuando mis ojos ya no te pidan guerra, cuando las discusiones sean aburridas y los días rutinarios. Búscame cuando las canciones carezcan de significado. Búscame cuando recuerdes los buenos momentos y te arrepientas de no tenerlos ahora. Búscame cuando tu ego necesite que le supliquen desesperadamente cariño, pero sobre todo, búscame cuando quieras suplicarlo tú.

Iris CM

0
0
0
s2smodern

Tanta negativa, tanto insistir en que no podía conducir, tanta historia, tanta histeria, que hasta yo mismo me había convencido de ello. He desperdiciado el verano durmiendo, dando siempre el mismo paseo, por la misma calle, viendo a la misma gente, aburriéndome de todo y de todos... Un verano que puede ser el último, aunque deseo que no.

salceda1Esta tarde, en contra de todo y de todos, incluso de mí, y en compañía de mi hija, que parece que es la única que confía en su padre, he sacado el coche a la calle para ponerle gasolina, pues estaba en la reserva. Se lo he prestado a tanta gente, a veces solo por capricho -es que el mío anda poco, decían, y así te lo muevo para que no se estropee-, que me lo he encontrado lleno de rayaduras, golpes, un retrovisor roto y el embrague, que trabaja mucho más abajo que antes. Tampoco funciona la radio, pero eso ya me lo habían dicho.

He tenido coches que he entregado con trescientos mil kilómetros y el embrague que traían de fábrica. Y ahora me siento incómodo en el mío porque los pedales no trabajan a la misma altura; o me acerco mucho para usar bien unos, o me alejo y uso mal los otros. Y no me ha encogido ninguna pierna, siguen midiendo las dos lo mismo.

Al final, como lo de echar gasolina era una excusa, empezamos a rodar un poco y entre risas e historias -me encanta hablar con mi hija-, acabamos en Salceda de Caselas. Paseamos por el parque, vimos los patos y los cisnes, visitamos las jaulas de los pavos, loros, cotorras, periquitos y otros pájaros de colores y, ya cansado de andar -conducir, sin embargo, no me cansa- nos volvimos a casa. Todavía paramos en Alcampo para comprar algunos vicios.

Ciento y pico largos kilómetros, hicimos. Sin matar a nadie ni salirme de la carretera ni saltarme rotondas ni semáforos. Y sobre todo, sin subirme a ningún bordillo.

Ahora que se atropellan las semanas,
fugaces, como estrellas de Bagdad, 
ahora que, casi siempre, tengo ganas 
de trepar a tu ventana 
y quitarme el antifaz.

Ahora que los sentidos sienten sin miedo. 
Ahora que me despido pero me quedo. 
Ahora que tocan los ojos, que miran las bocas, 
que gritan los dedos...

Ahora me arrepiento de no haberme decidido en primavera; de dejarme convencer, de no confiar en mí mismo, de no saber que sabía conducir como siempre. De haber derrochado un verano tan valioso como este. De haber sucumbido a la cobardía y al miedo de vivir la vida sin miedo, de disfrutar lo que quede de ella, de darme a los vicios y caprichos que me hagan sentir vivo el tiempo que me quede.

No hagan como yo, no se dejen convencer, vivan, disfruten, el mundo está ahí para nosotros. Pero no va a estar siempre.

Háganme caso, no sean tan idiotas como yo.

0
0
0
s2smodern

"A cada minuto nace un idiota" (P.T. Barnum)
"Cada día nace un tonto" (Juan March)

A raíz de un par de programas de televisión -que yo no he visto-, y en los que se hablaba del machismo de la canción "Despacito" -que no he escuchado-, en Twitter ciertas feministas un poco alborotadas han montado la de dios es cristo. El debate ha sido TT.

La cosa parece que empezó porque en Vitoria recomendaron que no se pusiera dicha canción durante las fiestas de la Virgen Blanca. Enseguida Twitter se llenó de exaltadas pidiendo que se prohibiera también el reggaetón -que no sé si se escribe así- porque era todavía más machista, y de gente que defendía que aquí, de momento cada uno escucha lo que le da la gana y que vayan a hacerle recomendaciones a Rita.

DespacitoResulta que no es la única recomendación existente: el Gobierno Vasco tiene publicada una lista de canciones recomendadas no sexistas que la gente debe escuchar; y en no sé qué ciudad del sur de esta Españolandia de pandereta e ignorantes, decidieron retirarle una subvención a una actuación de Maluma -que tampoco sé quién es- porque al parecer sus letras también son machistas.

Si hay algo que hace daño a la igualdad es este tipo de extremismos feministas, que demonizan y meten a todos los hombres en el mismo saco.

A la igualdad se llega legislando de forma que no se discrimine a nadie; ni a mujeres ni a otros colectivos, por el mero hecho de serlos. Exceptuando la ley de violencia doméstica, que discrimina a los hombres al ser aplicada solo en un sentido y que el TC no ha tenido huevos de declarar anticonstitucional, no creo que en el resto de legislación quede mucho por igualar. Que luego en la práctica los empresarios no quieran embarazadas o paguen menos a las mujeres por el mismo trabajo -cosa que creo que es un mito- lo que hay que hacer es denunciarlo y aplicar la ley.

Si les dijera la de barbaridades que he leído en Twitter, les daría la risa tonta. Lo malo es que la gente dice esas cosas convencida de tener razón.

Hace unos años, cuando se publicó 50 sombras de Grey, muchas mujeres babeaban leyéndolo, lo cual me parece perfecto; pero no escuché a ningún colectivo de feministas tachar al libro de machista. Hoy tampoco y ha sido reeditado estos días. Pero el reggaeton y el Despacito no se pueden escuchar, los gobiernos autonómicos hacen listas de las canciones que se pueden escuchar, Maluma pierde su subvención y los hombres somos todos unos maltratadores por el mero hecho de ser hombres.

De esto a Fahrenheit 451 solo hay un paso.

Váyanse preparando.

0
0
0
s2smodern

comentarios