logosecundario2
La Policía Local pone las primeras sanciones del curso por no respetar las plazas para padres

Armarse de paciencia sigue siendo necesario para llevar a los niños de Vigo al colegio. La reserva de aparcamiento para padres a las puertas de 36 centros educativos de la ciudad inicia su tercer curso sin conseguir poner fin a los agudos embotellamientos que se producen en las calles a la hora de entrada y salida de los alumnos. El plan de tráfico funciona, muchos padres encuentran sitio para estacionar cerca de los colegios y los agentes de la Policía Local sancionan a aquellos vehículos que ocupan, sin motivo, los puestos reservados.

Pero no es suficiente. Los asociaciones de padres reclaman más vigilancia porque se siguen dando casos de intrusismo y los progenitores, que alaban la iniciativa, piden un mayor número de plazas. «Entran a las 9.00 horas, yo llegué 25 minutos antes y ya estaba todo ocupado», lamenta una madre a la que no le quedó más remedio que dejar su coche mal aparcado en uno de los carriles de la calle Venezuela para acompañar a su hijo a las aulas de educación infantil del colegio Maristas.

multasaparcamientoLa doble fila, triple en algunos casos, y los estacionamientos en aceras en calles de un solo carril siguen siendo habituales en las horas puntas. García Barbón, calle Venezuela, calle Marín, rúa Areal, Avenida Europa o calle Castelao, son solo algunas de las vías en las que el tráfico se torna caótico dos veces al día. Sin embargo, los policías son comprensivos y rara vez sancionan a los padres por cometer estas infracciones. En cambio, la tregua con los que ocupan las plazas reservadas para facilitar el transporte de escolares se acabó tras el período de adaptación e información de dos días que concedió el Concello en el arranque del curso escolar.

Los agentes de la Policía Local ya impusieron ayer las primeras multas. Antes de que se produzca la avalancha de coches en las inmediaciones de los colegios, patrullas de la Policía Local inspeccionan las plazas designadas para el transporte escolar -de 8.00 a 9.15 y de 13.30 a 14.15 horas, por norma general- y si algún vehículo sigue allí aparcado en horario restringido proceden a sancionarlo y, si lo estiman conveniente, podrían ordenar retirarlo. «Tienen enviado a la grúa alguna vez», confirma Rubén Mariño, presidente de la asociación de padres del colegio García Barbón.

Aunque los usuarios consideran acertada la medida del Concello, señalan que es preciso mejorarla. «Haría falta más sitio o alguna forma de rotar. Con los de primaria funciona mejor porque solo hay que parar, bajan y ya van solos a clase, pero a los de infantil hay que llevarlos hasta adentro», explica Sandra Alonso, una de las madres que no consiguió encontrar aparcamiento en el entorno de los Salesianos.

El problema se acentúa en los días lluviosos «porque todos quieren entrar con el coche casi hasta la puerta del aula», critica Janet Rojas, una madre partidaria de ir caminando hasta el colegio siempre que se pueda.

La mayor parte de las asociaciones de padres también están satisfechas con el funcionamiento del plan de tráfico. «No tenemos quejas, así que será que funciona bien», supone la directiva de la AMPA del Celso Emilio Ferreiro, María Galiñanes, aunque admite que «a las 9.00 hay más problemas porque hay más niños, a las 14.00 solo salen algunos, otros se quedan a comer o van en bus», puntualiza.

En el Lope de Vega, se quejan por la falta de espacio y reconocen que «algunas veces» los aparcamientos reservados están ocupados, por lo que demandan una mayor presencia policial. «Al principio, hace dos cursos, sí que los controlaban», señalan desde el ANPA. En el García Barbón, los padres se quejan por la supresión de aparcamientos derivada de la humanización de Rosalía de Castro y Serafín Avendaño y ven en las plazas reservadas «una ayuda después de habernos quedado sin aparcamientos», apunta el presidente del ANPA Rubén Mariño.

Los 80 prometidos

El plan de tráfico para agilizar la entrada y salida de alumnos de los colegios se estrenó en junio del 2015 de forma experimental en cuatro centros educativos: Maristas, La Enseñanza, Escultor Acuña y Lope de Vega. Unas semanas después se sumaron al programa una decena de colegios. Y al concluir el curso el gobierno local hizo pública su intención de extender el programa a todos los centros de la ciudad. De hecho, el alcalde Abel Caballero expresó su deseo para que el curso 2016/2017 empezase con 44 centros públicos y 36 concertados, 80 en total, adheridos al plan. Dos años después, el sistema sigue en funcionamiento pero la meta, muy lejos. Solo se han habilitado zonas de aparcamiento para padres en 36 centros escolares de la ciudad. Aunque desde el Concello siguen con la idea de añadir más centros y ampliar las zonas reservadas.

Fuente: La Voz de Galicia
O responsábel local do Bloque, Serafín Otero, achegouse esta mañá o centro e mantivo un encontro con nais e pais.

A fronte nacionalista demandará explicacións no Parlamento galego.

A demora nas obras de ampliación no CEIP Alfonso Daniel R. Castelao (no barrio de Navia), que imposibilitou o inicio do curso o pasado luns foi provocada pola “falla de previsión e inoperancia da Xunta”. Así o denunciou esta mañá o responsábel local do BNG, Serafín Otero, após deslocarse até o centro onde mantivo un encontro con nais e pais.

2017091310522744968Otero, puxo de relevo o enorme prexuízo provocado pola “falla de rigor e capacidade de resposta” da Xunta. “As familias levan semanas advertindo a través da ANPA á Xefatura Territorial de Educación de que de non se tomar medidas non ía ser posíbel iniciar o curso con plenas garantías de salubridade e seguranza para o alumnado. Porén, a resposta foi a que sempre dá o Partido Popular: evasivas e non asumir as súas responsabilidades”, criticou Otero.

Ademais de impedir o inicio normal do curso, o estado das obras e a falla de limpeza provocou que tampouco se puxera en marcha o servizo de aulas matinais nin de comedor, co impacto que iso ten na organización das familias e na conciliación laboral.

Desde o BNG urxen que se adopten solucións definitivas que poñan fin aos “temores fundados” das familias. “É comprensíbel que ao ver un guindastre desas dimensións a carón dun edificio e cando principia o mal tempo, as nais e pais teman que poida pasar algo grave”, alertou. Nese sentido, a fronte nacionalista anticipou a súa intención de demandar explicacións sobre este asunto no Parlamento galego.

“A Xunta ten que actuar para asegurar a plena seguridade e limpeza das dependencias escolares. É escandaloso ter que lembrarllo, pero o máis escandaloso é que non o faga”, remachou Otero que trasladou o pleno apoio do BNG á ANPA do colexio.
ANPAiniciocurso
Cubrirá los patios de Carballal, Virxe do Rocío y Canicouva

La reserva de aparcamientos se extiende ya a 36 centros de la ciudad

El gobierno vigués dio el pistoletazo de salida al nuevo curso escolar con el alumnado del CEIP A Paz Tintureira de Coruxo tras la invitación de los padres y el equipo docente. El alcalde aprovechó la visita para hacer balance de las obras en centros educativos que está realizando el Concello o que pondrá en marcha en los próximos meses. La inversión total asciende a 1,2 millones de euros y Abel Caballero reclamó a la Consellería de Educación que realice un mayor esfuerzo para resolver los problemas de la comunidad educativa.

faro chapela 6018672 4 g"Realizamos una importante acción en centros de Infantil y Primaria", destacó el regidor en presencia de la concejala de Educación, Olga Alonso. Con ella recordó la ampliación del comedor del CEIP Sello (Cabral), la reforma de los baños del comedor del CEIP Eduardo Pondal (Sampaio) y los baños de centros como el de Balaídos, Emilia pardo Bazán, el centro Plurilingüe Igrexa Valadares, Escultor Acuña, Santa Tegra (Teis), Canicouva, Lope de Vega y Seis do Nadal.

De forma adicional, el gobierno vigués financió la colocación de la tarima flotante del CEIP Escultor Acuña, el pintado del patio en Doctor Fleming, el cierre del aula matinal en Teis, obras en el colegio García Barbón y Santa Mariña de Cabral, así como la reforma de la pista polideportiva en Párroco Don Camilo. Están pendientes de arrancar las obras en los baños de los CEIP Carrasqueira y Carballal, que elevan a 500.000 euros la inversión en mejoras realizada en los últimos meses.

Pero Caballero explicó además que pese a ser competencia autonómica, el Concello atenderá la demanda de los padres de varios centros y destinará casi 600.000 euros a cubrir los patios del Carballal (Cabral), el Virxe do Rocío de Bouzas y el Canicouva, en Castrelos. El alcalde contrapuso la acción municipal con la "dejadez" y "falta de diligencia" de la Xunta para tener operativa en plazo la ampliación del colegio de Navia, cuyo alumnado de Primaria vio retrasada dos días su vuelta a las aulas. "Estamos realizando limpiezas extraordinarias para que entre en funcionamiento el miércoles", aseguró el regidor antes de denunciar que la Xunta "está reduciendo personal y líneas" en la escuela infantil de Hernán Cortés por cuyo local el Concello abona 50.000 euros al año de alquiler. "Pedimos al Gobierno que mantenga el cuadro de personal para atender a los niños con calidad", advirtió a la Consellería de Educación.

Fuente: Faro de Vigo
Plazo de presentación: 
ABIERTO desde el 13 de agosto de 2017 hasta el 28 de septiembre de 2017

Enlace: Ministerio de Educación y Cultura
calendarioescolar
Benvidos ao novo curso 2017-2018
 

1º.-As clases comezan o luns, día 11 de setembro en horario habitual.

2º.- Os servizos de comedor e transporte funcionarán normalmente. Lembramos que comproben a liña e parada de autobús do alumnado.

3º.-  Lembramos que ata o día  11 de setembro estará aberto o prazo para colaborador/a no servizo de comedor escolar.

4º.- Os cheques para material escolar e libros de texto estarán dispoñibles na Secretaría do centro a partires do día 4 de setembro en horario de 9:15 a 14:00 h.

5º.- Recoméndase ao alumnado de 3º, 4º, 5º e 6º de Educación Primaria non mercar ningún libro ata que se lle indique.  Serán os titores/as a partires do 11 de setembro os que entregarán os libros e a listaxe de material  escolar.


O Equipo Directivo
Hubo un tiempo en que creí que creía; en aquella época todos los colegios eran católicos por obligación, incluso los privados que no pertenecían a ninguna orden religiosa. Había que ir a misa una vez a la semana en horas de clase -solía ser el viernes-, hacer la primera comunión y aprenderse a fondo el Catecismo, so pena de recibir una colleja por cada respuesta errada.

Creí que creía por inmersión, porque fuera de aquello todo era el mal y el pecado, vivíamos rodeados de catolicismo en el colegio, en casa, en la televisión, en las fiestas dedicadas a cuántos santos había. Eso ocurría desde los tres o cuatro años, cuando todavía no eras capaz de discernir entre la realidad y la ficción. Si todo el mundo creía y te decía lo mismo, ¿Cómo podía no ser cierto?

Dios era como las matemáticas o como la química, no se podía ver pero estaba ahí. En todas partes, vigilándote, sabiendo qué pensabas en cada momento porque Dios estaba dentro de cada uno de nosotros. Habíamos nacido en pecado y nos sentíamos todo el tiempo culpables de no sabíamos qué; de tener malos pensamientos, de mirar a otras niñas, de pelearte en el patio sin poner la otra mejilla. De incumplir los mandamientos, de dejarnos llevar por la mitad de los pecados capitales...

catecismoY entonces había que confesar. Los hombres y los niños, de frente, las mujeres y las niñas por los laterales para evitar el contacto físico. El cura te hacía preguntas, así era más fácil porque solo tenías que asentir o negar. ¿Te has tocado, hijo?¿Has tocado a otros? ¿Miras con deseo a las niñas?¿Miras a tus hermanas o las tocas? A pesar de nuestra edad temprana y de que la mitad de las preguntas ni las entendíamos, hasta nosotros nos dábamos cuenta de que allí existía cierta obsesión con el sexo.

Luego, ya sin darle tanta importancia, venían las preguntas sobre palabrotas, blasfemias, malos pensamientos, falta de fe, peleas y un sinfín de temas que variaban de un cura a otro. Nos ponían una penitencia -rezar tantos padrenuestros, ir a misa tantos días seguidos, pedir perdón si habíamos ofendido a alguien- y nos íbamos en gracia de Dios con mucho cuidado de no pecar en los siguientes días, no fuésemos a estropearlo todo otra vez.

Vivir era una amargura contínua, un dolor innecesario para un niño tan pequeño. Para todos los niños que soportábamos aquella presión de culpabilidad sobre nosotros.

Nos arruinaron gran parte de la infancia y muchos, a pesar de seguir estudiando, de terminar carreras universitarias o de convertirse en científicos, jamás supieron sacudirse de encima la pesada losa de la religión. Otros tuvimos más suerte y tal vez por casualidad, dimos con otro camino en el momento en que fuimos capaces de pensar con racionalidad; nos informamos, supimos qué era el mundo, comparamos, nos hicimos miles de preguntas y llegamos a la conclusión de que, intelectualmente, habían abusado de nosotros. Jamás se lo perdonaré.

Lo malo es que cincuenta años más tarde nada ha cambiado; quizá el maquillaje bajo el que se esconde la misma cara, quizá las formas, un poco más sutiles pero igual de eficaces. La losa que nos aplastó a nosotros sigue aplastando a las siguientes generaciones y Dios sigue presente, no solo en las escuelas privadas y concertada, sino que también en las públicas.

Han quitado las fotos de las paredes, pero mantienen las ideas en sus pútridas cabezas. Dios sigue ahí.
ultimoscomentarios